Free Shipping from €59

Probióticos y prebióticos para perros y gatos

Quick buy
From €30,95
Quick buy
From €8,95
Quick buy
From €30,95
Quick buy
€23,50
Quick buy
€24,95
Quick buy
€30,95
Quick buy
€19,25

¿Qué son y cuándo usarlos?

Prebióticos y probióticos son componentes esenciales para la salud digestiva, pero desempeñan funciones distintas. Los probióticos son microorganismos vivos, principalmente bacterias y levaduras beneficiosas que colonizan el intestino y aportan beneficios para la salud, especialmente en la digestión y el sistema inmunológico. Ejemplos de probióticos los vemos en los Lactobacillus y Bifidobacterium, que se encuentran en alimentos fermentados como el yogur, kéfir y chucrut. Podríamos decir que son las bacterias buenas que hay en el intestino, y esas bacterias buenas necesitan alimento, esto es, los prebióticos.

De este modo, los prebióticos son tipos de fibra no digerible que sirven de alimento para las bacterias beneficiosas del intestino (los probióticos). Promueven el crecimiento y la actividad de estas bacterias, mejorando la salud intestinal y la digestión. Ejemplos de prebióticos los encontramos en nuestros productos  (menos Urinary Berry) pues tanto FiRM UP, GI Balance como los hongos tienen un alto contenido en fibra (soluble y no soluble y betaglucanos). Estas fibras pasan intactas por el tracto digestivo superior y llegan al intestino grueso, donde actúan como fuente de alimento para las bacterias beneficiosas. El consumo regular de prebióticos  puede contribuir a una mejor salud digestiva al promover una microbiota intestinal equilibrada. Esto puede mejorar la digestión, la absorción de nutrientes y la función inmunológica.

En resumen, los probióticos añaden bacterias beneficiosas al intestino, mientras que los prebióticos alimentan y estimulan el crecimiento de estas bacterias. Ambos trabajan en conjunto para mantener un equilibrio saludable de la microbiota intestinal y mejorar la salud digestiva y general.

Es importante usar ambos tanto a modo preventivo para asegurar una microbiota sana como cuando se tiene un problema o patología digestiva, pues van a ayudar a reducir y llevar los síntomas de problemas como la diarrea, el IBD (colon irritable), úlceras…

¿Qué probióticos y prebióticos son naturales?

Todos nuestros suplementos (excepto Urinary Berry) son prebióticos 100% naturales, sin colorantes, conservantes ni aditivos. Esto hace que puedan ser usados tanto a modo preventivo como con mascotas con patologías sin necesidad de pausas.

Firm Up! Pumpkin

La calabaza y la pectina de manzana son beneficiosas para la salud digestiva debido a su alto contenido en fibra dietética soluble y no soluble, que actúan como prebióticos. Esta fibra no se digiere en el tracto gastrointestinal superior, llegando al intestino grueso donde alimenta a las bacterias beneficiosas/probióticos, promoviendo una microbiota intestinal saludable. La fibra en la calabaza, especialmente los polisacáridos como la pectina, estimula el crecimiento de bacterias beneficiosas como los bifidobacterias y lactobacilos, mejorando la digestión al regular el tránsito intestinal y prevenir el estreñimiento. Además, la fermentación de la fibra produce ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que benefician la salud del colon y tienen efectos antiinflamatorios e inmunomoduladores. 

Comprar Firm Up!

GI Balance

Además de llevar los prebióticos calabaza y pectina de manzana, tiene inulina de agave. La inulina de agave es un prebiótico natural que ofrece varios beneficios para la salud digestiva. Esta fibra soluble no digerible actúa como alimento para las bacterias beneficiosas en el intestino, promoviendo así una microbiota intestinal saludable. Al ser fermentada por estas bacterias, la inulina de agave estimula el crecimiento de bifidobacterias y lactobacilos, importantes para la función digestiva óptima. Además, la fermentación de la inulina produce ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que tienen propiedades antiinflamatorias y pueden mejorar la salud del colon.

Comprar GI Balance

Hongos Medicinales

Los hongos son considerados prebióticos debido a su contenido en diversas fibras y compuestos que actúan como alimento para las bacterias beneficiosas en el intestino. Estos incluyen principalmente polisacáridos como la quitina y los beta-glucanos, los cuales no son digeridos en el tracto gastrointestinal superior y llegan intactos al intestino grueso. Una vez allí, estas fibras son fermentadas por las bacterias intestinales, promoviendo el crecimiento y la actividad de bacterias probióticas como los lactobacilos y bifidobacterias. Este proceso no solo ayuda a mantener un equilibrio saludable de la microbiota intestinal, sino que también favorece la producción de ácidos grasos de cadena corta, como el butirato, que tienen efectos beneficiosos en la salud digestiva y general. Así, los hongos no solo ofrecen nutrición como alimento, sino que también promueven un entorno intestinal favorable para el bienestar digestivo y la salud inmunológica.

Ver Productos

Beneficios para los perros y para los gatos

El uso de prebióticos y probióticos en la dieta de perros y gatos ofrece diversos beneficios para su salud digestiva y general. Los probióticos son microorganismos vivos que ayudan a mantener un equilibrio saludable de la microbiota intestinal, lo que puede prevenir y tratar problemas digestivos como la diarrea y el estreñimiento. Además, contribuyen a un sistema inmunológico fuerte, protegiendo a las mascotas de infecciones, virus y enfermedades. Los probióticos también pueden reducir la inflamación en el tracto gastrointestinal, beneficiando a mascotas con condiciones inflamatorias como la enfermedad inflamatoria intestinal (IBD). Mejora la digestión y la absorción de nutrientes esenciales, lo que promueve una mejor salud general y puede aliviar alergias y problemas cutáneos al mejorar la respuesta inmunitaria.

Por otro lado, los prebióticos regulan el tránsito intestinal y previenen el estreñimiento, mejorando la salud digestiva en general. La fermentación de prebióticos por las bacterias intestinales produce ácidos grasos de cadena corta (AGCC), beneficiosos para la salud del colon y con efectos antiinflamatorios. Además, los prebióticos mejoran la absorción de minerales importantes como el calcio y el magnesio, apoyando la salud ósea y general.

En resumen, incorporar prebióticos y probióticos a la dieta de perros y gatos puede mejorar significativamente su salud digestiva, fortalecer su sistema inmunológico, mejorar la absorción de nutrientes y aliviar problemas inflamatorios y cutáneos, contribuyendo a una mejor calidad de vida y bienestar general.

¿Pueden tomarlos los cachorros?

El FiRM UP podrían tomarlo cachorros a partir de la 4 o 5 semana de vida, de hecho se usa mucho para el destete. GI balance a partir de los 4 o 5 meses.

Para los hongos hay que esperar a que el sistema inmune esté estabilizado, en ese momento sí se pueden tomar. Eso ocurre en cachorros de razas pequeñas, mediana y gatos a partir de 6 mes y en perros grandes a partir de los 8 meses o 1 año.